Construyendo un Filtro de Agua

Este es otro de los experimentos que realizamos durante la Semana de la Ciencia. Partimos de una muestra de agua “sucia” que queremos filtrar para eliminar las partículas sólidas disueltas. El agua de la muestra es simplemente agua del grifo a la que hemos añadido unas cuantas cucharadas de tierra. Después de reflexionar y comprobar las hipótesis planteadas por los alumnos/as sobre cómo podíamos “limpiar” el agua utilizando coladores de distintos grosores, proponemos la fabricación de un filtro.
Necesitamos: una botella de plástico de 1,5 litros cortada por la mitad, arena y coladores de distintos grosores, piedrecitas de río y algodón. Utilizaremos la mitad inferior de la botella como base del filtro y la mitad superior como filtro, que colocaremos invertido sobre la base a modo de embudo. Empezamos destapando la botella para hacer un  agujero en el tapón. Lo cubrimos con un poco de algodón y volvemos a enroscar el tapón. A continuación, filtramos la arena para obtener arena de dos grosores diferentes. Y rellenamos con esta arena el filtro: primero con la arena fina, directamente sobre el algodón. Y a continuación con la arena más gruesa. Finalmente echamos las piedrecitas de río.
 
experimento_filtro_agua_montaje
 
Ya sólo nos queda echar el agua sucia sobre el filtro y observar cómo va atravesando las distintas capas y la sorprendente transformación en agua clara a la salida del filtro.
 
experimento_filtro_agua_filtrado
  
¿Cómo se consigue que las partículas de suciedad queden atrapadas en el filtro? Nuestro filtro funciona en realidad de igual manera que los coladores, pero a escala mucho menor, ya que los huecos entre las partículas de arena son microscópicos.
experimento_filtro_agua_preparando_arena
Al montar capas de arena de distintos grosores lo que conseguimos es que en cada una de esas capas el tamaño de los granos de arena sea homogéneo, con lo que estos se distribuyen de manera que los huecos entre ellos son muy pequeños. Cuando en la arena tenemos granos de distintos grosores mezclados, la estructura no queda tan compactada y los huecos son más grandes con lo que dejarían pasar más partículas de suciedad. Al colocar capas de diferente grosor conseguimos que las partículas de mayor tamaño queden atrapadas en las capas superiores y las de menor tamaño en las capas inferiores.
Finalizado el filtrado, podemos reflexionar sobre la “potabilidad” del agua, si una vez filtradas las partículas visibles de suciedad el agua es o no apta para ser bebida.
 
¡Compártenos y consigue el PDF!
Compártenos en FaceBook o Twitter y podrás descargarte la versión en PDF imprimible de esta entrada. Sólo tienes que hacer click en alguno de los siguientes botones y seguir el proceso... ¡Gracias por anticipado!

3 Comentarios

  1. juan
  2. stefani

Deja un Comentario

Pásate por nuestro nuevo canal en Youtube ¡Cada semana un nuevo experimento en video!
+