Descubriendo e Identificando Sonidos

Hoy hemos iniciado una serie de sesiones sobre el sonido. Como es habitual en nuestras primeras sesiones, hemos comenzado por una sesión introductoria del tema, dedicándonos a descubrir el sonido.
Primero, hemos escuchado atentamente con los ojos cerrados durante aproximadamente un minuto los sonidos del exterior, intentando identificarlos y describirlos: agradables, desagradables, fuertes, débiles, agudos, graves, largos, cortos, etc.
A continuación hemos buscado objetos con los que poder producir sonidos: piedras chocando, una pelota de ping-pong en una raqueta, un martillo, soplando en la boca de una botella de vidrio, rascando una lata con un palito, deslizando un dedo humedecido sobre el borde de una copa, etc.
experimentos_sonido_explorando
 
Y hemos intentado clasificar estos objetos según cómo se generaba el sonido: golpeando, rascando o soplando. Finalmente, hemos intentado también producir distintos sonidos con distintas partes del cuerpo: una palmada, un silbido, frotando las manos, etc.
Y hemos escuchado la “Sinfonía de los Juguetes”, intentando descubrir e identificar los sonidos de “juguetes” escondidos entre el sonido de los instrumentos tradicionales.


Para terminar nuestra primera sesión, hemos jugado a averiguar de dónde viene el sonido. Colocando un niño/a en el centro de un círculo con los ojos cerrados. Los niños de alrededor van haciendo un ruido y el del centro tiene que averiguar de dónde viene el sonido. Hemos probado con los dos oídos, con uno solo tapando el otro con una mano, y finalmente con un aparato que mi hijo ha bautizado como: “trompetillas de Shreck” (si observáis esta imagen, entenderéis por qué). Se trata de coger dos tubos de plástico y conectar un embudo a cada uno de ellos.

experimentos_sonido_de_donde_viene

 

 
Después se cruzan los dos tubos sobre la cabeza (unidos con cinta adhesiva) con los embudos apuntando al exterior y los tubos conectados a las orejas, de modo que el sonido captado por el embudo izquierdo llegue al oído derecho, y el captado por el embudo derecho llegue al oído izquierdo. Con este “aparato”, hemos probado a identificar también la procedencia del sonido y hemos comprobado cómo engañábamos a nuestro cerebro, que pensaba que los sonidos venían del lado contrario al que era realmente.
Como parte de esta sesión, también podéis incluir la identificación de sonidos jugando al bingo sonoro, o identificando el contenido de unos “botes sonoros” de los que ya os hablamos hace tiempo.
 
¡Compártenos y consigue el PDF!
Compártenos en FaceBook o Twitter y podrás descargarte la versión en PDF imprimible de esta entrada. Sólo tienes que hacer click en alguno de los siguientes botones y seguir el proceso... ¡Gracias por anticipado!

2 Comentarios

Deja un Comentario

Pásate por nuestro nuevo canal en Youtube ¡Cada semana un nuevo experimento en video!
+