Experimento de los Huevos de Colores

Hoy os vamos a hablar de una extensión del experimento del huevo de goma. En aquel experimento introducíamos un huevo en vinagre con el fin de hacer desaparecer su cáscara, que se elimina por la reacción entre el ácido acético del vinagre y el carbonato cálcico de la cáscara de huevo. Bien, pues hoy partiremos de ese huevo de aspecto gomoso para continuar nuestra experimentación.

Introduciremos ahora el huevo en un frasco con agua coloreada (hemos añadido colorante alimentario).

experimento_huevos_colores_agua

Después de unas horas, veremos que este es el resultado. Los huevos han aumentado de tamaño y además se han teñido y ahora tenemos unos vistosos huevos de colores.

experimento_huevos_colores_resultado

experimento_huevos_colores_observacion

Como queríamos saber qué había pasado en el interior de los huevos, seguimos experimentando….Con un alfiler pinchamos la membrana del huevo y vimos que el agua del interior sale formando una divertida fuente.

experimento_huevos_colores_prueba

experimento_huevos_colores_fuente

Pero, ¿qué ha pasado con la yema del huevo? Lo dejamos caer al suelo para que se rompa y vemos que aparentemente en la yema no ha cambiado nada.

experimento_huevos_colores_interior

¿Qué ha sucedido?

Una vez que eliminamos la cáscara, el huevo queda protegido únicamente por la membrana exterior, que es una membrana semi-permeable. Esta membrana es una especie de filtro, en el que los agujeros son tan pequeños que permiten sólo el paso de moléculas pequeñas (como por ejemplo las moléculas de agua). Este movimiento de moléculas a través de la membrana se conoce con el nombre de ósmosis.

Debido a este fenómeno, el agua atraviesa la membrana de la zona de mayor concentración de moléculas de agua a la zona de menor concentración, hasta que ambas concentraciones se igualan. Como la concentración en el agua coloreada es mayor que en el interior del huevo (que contiene aproximadamente un 90% de agua), las moléculas de agua (junto con el colorante) se desplazan hacia el interior del huevo, haciendo que este se aumente visiblemente de tamaño y además se quede coloreado.

¿Qué creéis que ocurriría si una vez coloreado introducimos el huevo en una solución de agua saturada de sal o de azúcar? ¿Lo probáis y nos lo contáis?

 
¡Compártenos y consigue el PDF!
Compártenos en FaceBook o Twitter y podrás descargarte la versión en PDF imprimible de esta entrada. Sólo tienes que hacer click en alguno de los siguientes botones y seguir el proceso... ¡Gracias por anticipado!

13 Comentarios

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. Osnely Gonzalez
  3. Víctor Román TASAICO CASAS
  4. Lorena Campos
  5. Deandra Jimenez
    • gladys
  6. Alejandra Finca
  7. PAOLA
  8. wendy

Deja un Comentario

Pásate por nuestro nuevo canal en Youtube ¡Cada semana un nuevo experimento en video!
+