Experiencias y Juegos con Imanes

De nuevo os presentamos ideas de cómo introducir conceptos científicos de forma amena y lúdica. Hoy jugaremos con imanes con los más pequeños para descubrir la fuerza del magnetismo.

Antes de nada, os recuerdo que los imanes son muy peligrosos en caso de ingestión accidental, así que os recomiendo siempre que utilicéis imanes grandes, diseñados especialmente para manos pequeñas y que no perdáis de vista a los niños durante el desarrollo de los experimentos.

¿Queréis captar el interés de vuestros alumnos antes de iniciar la experimentación? Poned un imán pequeño en vuestro bolsillo y enganchad a él, por la parte exterior, visible, algún objeto sorprendente: unas tijeras por ejemplo. Dejad que las descubran y preguntad cómo creen que es posible que se hayan quedado enganchadas “mágicamente” a la ropa. Esto os servirá de pequeña presentación al tema del día: la fuerza del magnetismo.

A continuación, haremos la típica clasificación: partiendo de una cesta en la que colocaremos objetos hechos con diferentes materiales, los tendremos que clasificar en función de si son atraídos o no por un imán. Después de una breve exploración libre, los alumnos ya podrán comenzar a predecir el comportamiento de los diferentes materiales en función de su propia experiencia.

experimento_imanes_libre

Después nos centraremos en comprobar el alcance de la fuerza de atracción de un imán. Para ello, además del imán utilizaremos clips o fichas de colores con borde metálico, como podéis ver en la imagen.

experimento_imanes_serpiente

Comenzamos “enganchando” una primera ficha al imán. Después acercaremos una segunda ficha y comprobaremos que la primera ficha en contacto con el imán ahora se comporta también como un imán y atrae a la segunda, que queda atrapada también por el campo magnético. Probamos con una tercera ficha, una cuarta…y vamos construyendo así una especie de serpiente hasta que llega un momento en el que ya no es posible añadir más piezas, porque el campo magnético a cierta distancia del imán ya no es lo suficientemente fuerte como para vencer la gravedad que hace caer la ficha al suelo. Podemos estimar antes de la prueba cuántas piezas podremos colocar en la “serpiente” y probar con diferentes tipos de imanes, ya que no todos son igual de potentes.

Finalmente, realizaremos unas pruebas sencillas para comprobar cómo se ve afectada la capacidad de atracción de un imán si interponemos algún tipo de material entre el imán y el objeto atraído. Por ejemplo colocaremos las fichas de colores o los clips en el interior de un frasco de cristal con agua y retaremos a los alumnos a extraer las fichas del frasco sin tocarlas.

experimento_imanes_agua

O podemos dibujar un circuito sobre un panel de cartón. Colocamos un coche hecho también de papel o cartón, en cuya parte inferior pegaremos un imán. Y tendremos que hacer circular el coche siguiendo el circuito marcado, con la ayuda de un imán colocado debajo del panel de cartón.

De nuevo os recordamos lo importante que es en este caso utilizar imanes especialmente diseñados para trabajar con niños: como bandas magnéticas o imanes con forma de herradura. Para encontrar los materiales adecuados, os recomendamos acudir a los anuncios clasificados de vuestra zona.

Si queréis seguir descubriendo más experimentos con imanes estad atentos en las próximas semanas a las publicaciones de nuestro blog.

 
¡Compártenos y consigue el PDF!
Compártenos en FaceBook o Twitter y podrás descargarte la versión en PDF imprimible de esta entrada. Sólo tienes que hacer click en alguno de los siguientes botones y seguir el proceso... ¡Gracias por anticipado!

Una Respuesta

Deja un Comentario

Pásate por nuestro nuevo canal en Youtube ¡Cada semana un nuevo experimento en video!
+