Mantequilla en el “laboratorio”

Como ya os anunciamos, hemos celebrado la Semana de la Ciencia con los alumnos y alumnas de infantil del colegio Gaspar de Portolá, en Balaguer (Lleida), y con los alumnos y alumnas de infantil y primaria de l’escola de Camarasa (Lleida).

Con los alumnos/as de infantil y primaria, hemos realizado varios experimentos con la leche, y éste lo hemos disfrutado especialmente, por lo sencillo y sabroso, así que os animamos a probarlo.
experimento_leche_introduccion
Comenzamos echando nata en un bote pequeño de cristal, y agitamos fuertemente (Podemos introducir también una canica dentro del bote, para ayudarnos en el proceso).
   
experimento_haciendo_mantequilla
Cada 2 minutos, destapamos y observamos lo que sucede…al principio no veremos gran cosa, podemos notar que la nata se va “montando”, pero de repente notaremos al agitar una parte sólida en el interior del frasco. Si abrimos veremos que efectivamente la nata se ha transformado en una parte sólida que es…mantequilla!! y una parte líquida, el suero de leche.
Ya sólo nos quedaba separar la mantequilla del suero, sacar un poco de pan, azúcar, y a disfrutar del “sabor de la ciencia”.
experimento_mantequilla_degustacion
¿Qué es lo que ha sucedido en este experimento? Si tuviéramos la suerte de poder observar un vaso de leche recién ordeñada (lo que hoy día es cada vez más complicado) veríamos que, si se deja reposar,  se forma una capa de nata en la parte superior. Esto se debe a que la leche está formada en su mayor parte por agua y aproximadamente un 5-10% de grasa. La grasa es más ligera (menos densa) que el agua, y por tanto tiende a flotar sobre ella, con lo que en la parte superior de la leche se acumula una gran parte de la grasa contenida en ella. Esto es la nata: una “emulsión” de pequeñas bolitas de grasa en agua. Al agitarla, lo que conseguimos es que algunas de esas pequeñas bolitas se rompan y se junten unas con otras, formando una estructura más compacta, que es la mantequilla.
Si queremos ampliar el experimento, también para niños y niñas mayores, podemos probar con distintos tipos de nata (con más o menos grasa) y comprobar la diferencia en el tiempo que hay que agitar y la cantidad de mantequilla que obtenemos en cada caso.  También podemos probar con nata a temperatura ambiente y nata fría, recién sacada de la nevera, comparando los tiempos entre ambas.
 
¡Compártenos y consigue el PDF!
Compártenos en FaceBook o Twitter y podrás descargarte la versión en PDF imprimible de esta entrada. Sólo tienes que hacer click en alguno de los siguientes botones y seguir el proceso... ¡Gracias por anticipado!

Deja un Comentario

Pásate por nuestro nuevo canal en Youtube ¡Cada semana un nuevo experimento en video!
+